¿Por qué son tan importantes el sueño y la hidratación?

Porque estamos durmiendo

¿Por qué nuestro cuerpo necesita dormir? Según la investigación, todavía no sabemos exactamente; es un pequeño misterio. Pero estamos descubriendo cada vez más sobre las muchas formas inesperadas en las que el sueño influye en nuestro cuerpo.

Mencionamos algunos de los beneficios del sueño sobre el cuerpo.

Descanso

El beneficio más obvio del sueño es su propiedad de restaurar el cuerpo. La mayoría de las personas se sienten mejor e incluso se ven así después de un sueño profundo. ¿Como sucedió esto? Las últimas investigaciones científicas han revelado que la mayoría de las funciones regenerativas del cuerpo tienen lugar durante el sueño. Cuando ingresa a la fase de sueño profundo, la glándula pituitaria libera hormonas de crecimiento. Si en los niños estas hormonas ayudan a su desarrollo normal, los adultos son necesarios para: fortalecer los huesos, aumentar la masa muscular, quemar la grasa corporal, el funcionamiento de los órganos internos, mantener la producción de insulina y estimular el sistema inmunológico. El sueño restaura todos los tejidos del cuerpo.

Aprender y memorizar

La nueva información o habilidades se aprenden y memorizan mucho mejor si tiene un sueño reparador antes de estas acciones.

Hasta que duerma profundamente, incluso la información más importante permanece en su memoria temporal. Y el sueño da a la información no solo un carácter permanente, sino también más profundo.

Además de la parte de la memoria, el sueño ayuda al cerebro a organizar mejor la información e integrarla en contexto con otros recuerdos, así como con sus valores y creencias.

Salud mental

Todos hemos visto por nuestra propia experiencia los efectos de la falta de sueño en los estados emocionales y mentales. Cuanto menor es la calidad del sueño, mayor es el nivel de estrés, tristeza, ira y agotamiento mental, y menor el nivel de optimismo y sociabilidad. Los trastornos crónicos del sueño, como el insomnio, están asociados con la depresión, la ansiedad y los trastornos mentales.

sueño profundoinmunidad

La melatonina es una hormona secretada por la glándula pineal del cerebro; mantiene nuestro ritmo circadiano, ayudándonos a sentirnos somnolientos. La melatonina se produce en mayores cantidades cuando está oscuro y en cantidades más pequeñas cuando hay luz. Este ciclo puede verse interrumpido por la luz solar intensa o la exposición a muy poca luz natural durante el día. La melatonina también es un poderoso antioxidante que mantiene el sistema inmunológico fuerte y saludable.

Prevención de enfermedades: obesidad y diabetes

Las personas que normalmente duermen menos de 6 horas por noche tienen muchas más probabilidades de tener un índice de masa corporal más alto que aquellas que duermen 8 horas por noche. En este sentido, los estudios encontraron que las personas que dormían 5 horas por noche tenían un 70% más de probabilidades de desarrollar obesidad que las que disfrutaban de 7-9 horas de sueño. La falta de sueño afecta la producción de hormonas involucradas en el proceso de alimentación y metabolización de la glucosa, incluidos el cortisol y la insulina. El sueño inadecuado, incluso durante unos días, reduce el nivel de leptina (hormona que suprime el hambre) y aumenta el nivel de grelina (hormona que estimula el hambre). Al mismo tiempo, quienes tienen una calidad de sueño menor y duermen menos de 5 horas por noche tienen un nivel más alto de tolerancia a la glucosa, siendo este el primer paso hacia el desarrollo de la diabetes.

¿Cómo puede mejorar la calidad de su sueño?

  • ¡Evite la cafeína, el alcohol, la nicotina y otros estimulantes que afectan el sueño!
  • ¡Mantenga un ambiente agradable, tranquilo y relajante en el dormitorio, sin televisión ni computadora portátil!
  • ¡Forma una rutina antes de dormirte, como leer un libro o tomar un baño caliente!
  • No encienda luces brillantes si se despierta por la noche (esto afectará su nivel de melatonina).
  • ¡Realice ejercicio diario al aire libre!
  • ¡Elija alimentos ligeros para la cena y no coma justo antes de acostarse! Coma alimentos que estimulen el sueño y contengan triptófano: avena, plátanos, pipas de calabaza, semillas de girasol o sésamo, almendras, cereales integrales, ¡miel!
  • ¡No haga ejercicio al menos tres horas antes de acostarse!
  • ¡Respeta las horas de sueño y despertar durante la semana!

hidratación intensa

hidratación

Nuestro cuerpo es 60% agua y cada célula del cuerpo contiene agua. El agua es el entorno en el que tienen lugar todos nuestros procesos metabólicos, como la digestión, asimilación de nutrientes, circulación, producción de saliva, transporte de nutrientes, mantenimiento de la temperatura corporal, eliminación de toxinas y mucho más. El agua es vital para nuestra supervivencia y, en general, solo podemos aguantar unos días sin ella.

La principal razón por la que bebemos agua es para reponer lo que nuestro cuerpo elimina a través del proceso intestinal, a través de la transpiración y la espiración. Las personas activas o las que viven en ambientes muy calurosos perderán más agua y por tanto la necesidad de reponerla será mayor. Para quienes viven en un ambiente templado y no practican mucho deporte, estaría indicado que la sensación de sed es lo que determina la cantidad de agua que se bebe.

Aunque la mayoría de los líquidos (incluido el té, el café o los jugos) pueden contribuir a la necesidad diaria de agua, ciertamente el líquido más adecuado es el agua, ya que tanto el alcohol como la cafeína aumentan la eliminación de agua del organismo, contribuyendo a la deshidratación. Este efecto no deseado se previene fácilmente aportando una mayor ingesta de agua al cuerpo.

¿Cuánta agua debo beber al día?

Se recomiendan entre 5 y 8 vasos de agua al día, porque los beneficios del consumo de agua son múltiples e importantes para: aumentar la tasa de metabolismo basal, prevenir cálculos renales y enfermedades cardiovasculares, aumentar la energía y concentración, mejorar el tránsito y control intestinal peso corporal, disminución de la retención de agua y del tono de la piel.

Por lo tanto, para un estilo de vida saludable y equilibrado, además de la atención a los alimentos naturales, estos dos aspectos importantes, el descanso a través del sueño y una buena hidratación con agua, no deben descuidarse.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad